jueves, 26 de junio de 2014

LAS DOS CARAS DE LA MONEDA


                                                                                   
 Por Gastón Trucco


 Tres victorias en tres partidos y el primer puesto en el grupo F parecerían marcar un presente excepcional para el conjunto dirigido por  Sabella. Sin embargo analizando el contexto nos encontramos con otra realidad. Un equipo que continúa sin encontrar su mejor versión en ataque,  más falencias defensivas que ya acarreaba de las eliminatorias ponen en jaque lo evidenciado en los resultados. La falta en la generación de juego colectivo, con y sin la pelota, y la gran eficacia de Messi  resumen las dos caras de la moneda del equipo argentino.

 El 3 a 2 a Nigeria no hizo más que confirmas suspicacias, tanto positivas como negativas. Por un lado el equipo mostró atisbos de buen futbol tal como se esperaba desde el arranque de la Copa del Mundo, con un ataque  bien construido y pujante que lastimó cada vez que llegó al área y en el cual Messi volvió a ser la figura incuestionable marcando dos goles. Di María tuvo un buen encuentro, mejorando el rendimiento mostrado ante Irán y encontrando en Lavezzi, que entró por la lesión de Agüero, un socio ideal por el sector izquierdo donde más de una vez generó descalabros en la defensa rival.

 Sin embargo, pese a que hubo mejora en algunos aspectos el equipo volvió a penar en otros. Entre los puntos débiles uno de los más evidentes es la continua falla en el  retroceso argentino a la hora de defender, como queda marcado en el primer gol de Nigeria, pese al gran esfuerzo realizado por Macherano. Esto se da por la descompensación que sufre la selección al atacar y es en lo que deberá trabajar Sabella, sobre todos a la hora de enfrentar equipos especializados en el contrataque, cuyo estandarte por lo evidenciado hasta el momento parece ser  Holanda.

 “Una buena defensa comienza por un buen ataque” dijo más de una vez el DT de la selección, que tendrá como transmitir esta idea al equipo para que pueda reflejarlo en el campo de juego. Una correcta posición defensiva en todas sus líneas le permitirá a la argentina estar mejor plantada a la hora del ataque adversario y así sufrir menos en su propia área.

 El partido contra el conjunto africano puede ser un anticipo de la Argentina a que veremos a partir de octavos. Nigeria brindó muchos más espacios que los cedidos por Irán en Belo Horizonte y a su vez cuando atacó le genero a los albicestes más problemas que el conjunto asiático.

 Si bien es difícil pensar que Suiza, rival de Argentina en octavos, puede hacer un planteo semejante al de las “Ágilas Verdes”, los albicelestes deberán mostrar un mayor equilibrio entre las distintas líneas para no pasar apuros contra el conjunto helvético.

 Sin dudas que la mayor aparición argentina hasta el momento fue la de Lionel Messi. Pero hasta qué momento se permitirá Argentina depender exclusivamente de la pulga y si bastará la magia del rosarino  para lograr el objetivo máximo, es la pregunta que muchos se hacen.


Con certeza podemos decir que tener al “mejor del mundo” encendido es una gran ventaja, y que Argentina tendrá más chances de conseguir su tan ansiados objetivo al conseguir un mayor equilibrio colectivo entre defensa y ataque. Estará en el cuerpo técnico y el plantel el reconocer ambas caras de la moneda, y a partir de eso  la meta de pulir los errores para así presentar una argentina en su máxima expresión a partir de octavos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario