martes, 1 de julio de 2014

EL DOLOR TRANSFORMADO EN TINTA


El delantero chileno, Mauricio Pinilla, se tatuó en su espalda la imagen del remate que dio en el travesaño en el último minuto en el partido por octavos de final ante Brasil.

Además de ese momento, también dejó marcada en su piel la frase "Un centímetro para la gloria", en inglés.

Cuando concluía la prorroga del partido entre Chile y Brasil, Pinilla sacó un tremendo remate, tras una pared con Alexis Sánchez, que dio en el travesaño del arco que defendía Julio Cesar. Su remate impactó directo en el poste horizontal.


Luego de aquel tiro agónico, Chile quedó eliminada del Mundial Brasil 2014, pero el delantero del Cagliari de Italia jamás se olvidará de que estuvo a unos pocos milímetros de eliminar al anfitrión de la Copa del Mundo y hacer historia con su selección.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario